• Poco se ha hecho por evitar el deterioro ambiental debido a las invasiones y construcciones

KARLA GARCÍA/BITÁCORA SUR

Tuxtla Gutiérrez. El sitio llamado “Humedales de montaña María Eugenia”, ubicado en el municipio de San Cristóbal de Las Casas, en Chiapas, cumple 10 años de haber sido decretado como  Área Natural Protegida con la Categoría Zona Sujeta a Conservación Ecológica; sin embargo, dicho decreto y su vigilancia no ha sido suficiente para protegerlo.

El decreto emanado por el ejecutivo estatal, fue publicado en el Periódico Oficial del Estado el 22 de marzo de 2011, el cual establece “la estricta prohibición de edificar, construir o cimentar unidades habitacionales, fraccionamientos y/o cualquier tipo de infraestructura física que transforme altere o modifique el paisaje y la estabilidad de los humedales, así como de establecer nuevos centros de población y urbanizar las tierras dentro de la zona”.

Los humedales de montaña “María Eugenia” y “La Kisst” se encuentran dentro de la marcha urbana de San Cristóbal de Las Casas/Foto: Cortesía

No obstante, desde hace varios años, los humedales de montaña de María Eugenia, pese al decreto publicado, no ha sido protegido; las agrupaciones que defienden esta zona han manifestado que las autoridades estatales y locales han hecho caso omiso a sus demandas de conservar el humedal de montaña.

Los humedales de montaña “María Eugenia”, así como “La Kisst”, de San Cristóbal, forman parte de un ecosistema raro y único en el mundo, solo comparable con con Los Alpes en Europa, Los Himalayas en Asia, Los Andes en América Latina, Rocky Mountains en América del Norte y FoutaDjalón en África, según la Ficha Informativa de los Humedales RAMSAR.

Nicolás Gómez, de la Red Ambiental de San Cristóbal de Las Casas, manifestó que la ciudadanía lleva 10 años en la defensa de invasiones, especialmente, en Ojo de Agua, Peje de Oro y Alcanfores.

Aunque el Ayuntamiento de San Cristóbal de Las Casas ha clausurado algunas obras de relleno, pavimentación y contruccion, no ha sido suficiente para detener los daños al ecosistema, los cuales son irreversibles, pues las construcciones tapan las filtraciones de agua; lo cual provoca escases del vital líquido.

Foto: Cortesía

“El 70% del agua que llega a San Cristóbal proviene de los humedales María Eugenia el cual cuenta con 115 hectáreas y de La Kisst que son 110 hectáreas, si continúa su destrucción la ciudad se quedará sin agua”, recalcó Gómez.

Cabe señalar que este humedal constituye la zona de distribución de especies endémicas de gran importancia ecológica, como son el Popoyote o pez escamudo de San Cristóbal, catalogada en peligro de extinción, y el Topo de San Cristóbal (Sorex stizodon) como amenazada.

Otras especies en riesgo que se distribuyen en el Humedal María Eugenia son la trucha arcoíris (Oncorhynchus mykiss), tres especies de ranas (Lithobates berlandieri, Plectrohyla acanthodes, Craugastor glaucus), cinco especies de reptiles, entre ellos la serpiente nauyaca de frío (Cerrophidion tzotzilorum); entre las aves destaca una especie amenazada de tecolote (Megascops barbarus) y entre los mamíferos en riesgo se encuentran un murciélago (Myotis nigricans), dos especies de musarañas (Sorex saussurei, S. veraepacis), el ratón Peromyscus zarhynchus y la ardilla voladora (Glaucomys volans), con base en la NOM-059-SEMARNAT2010 Protección ambiental-Especies nativas de México de flora y fauna silvestres-Categorías de riesgo y especificaciones para su inclusión, exclusión o cambio-Lista de especies en riesgo.

Foto: Cortesía

El pasado 18 de marzo, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales hizo un exhorto a la autoridad local para trabajar de la mano y asegurar a largo plazo el funcionamiento de estos ecosistemas.

Mediante un oficio dirigido a la alcaldesa Jerónima Toledo Villalobos, la dependencia solicitó su apoyo para que, en el ámbito de sus competencias, mantenga vigilancia constante para evitar la lotificación sin autorización, se impida nuevas invasiones y se inhiba el relleno de humedales, todas ellas consideradas actividades ilícitas que se pueden prevenir desde los ayuntamientos.

La dependencia estatal precisó que la protección de los ecosistemas debe ser también asunto de los ciudadanos ya que la pérdida de humedales afecta a toda la población del valle de Jovel.

 

 

Deja un comentario