La tradición de los niños floreros

0
193

-Devoción, Peregrinación y Celebración en la búsqueda de la flor de Niluyarilu

Alfredo Pacheco / Bitácora Sur

Tuxtla Gutiérrez.- La ancestral tradición de los niños floreros de Chiapa de Corzo ha cobrado fuerza con el paso de los años, esta ha marcado el inicio de la temporada decembrina con un ritual único y lleno de devoción; la búsqueda de la flor de Niluyarilu que significa “flor de pluma” en tzotzil.

Dicha tradición se ha convertido en un acto sagrado para cientos de jóvenes que peregrinan hacia las montañas de San Cristóbal de las Casas en la zona altos desde la madrugada del 15 de diciembre para buscar esas flores.

Cabe destacar que desafío para los niños floreros no solo se limita al peregrinaje, ya que, siendo nativos de Chiapa de Corzo, están acostumbrados a las temperaturas cálidas y el subir a las montañas de la zona altos implica enfrentar las bajas temperaturas de las comunidades de esa región en esta temporada, además de localizar y cortar las flores de Niluyarilu las cuales pertenecen a la familia de las Bromelias, y que crecen en lo más alto de los árboles de la región.

Mientras están fuera de su casa los niños floreros duermen a la intemperie, soportan frío e incluso lluvias con gran devoción para cumplir su manda y traer las flores para la iglesia, en donde entregan una cantidad determinada y el resto se las quedan para el nacimiento de sus familias.

En este grupo de jóvenes devotos se destacan las mujeres, que distinguen esta tradición de los grupos vecinos, pues se despiden de sus seres queridos pasada la medianoche y emprenden su travesía hacia las tierras altas.

Esta rica tradición se celebra durante todo el año con rezos mensuales, pero el evento principal tiene lugar los días del 14 al 21 de diciembre; el 22 se lleva a cabo una vigilia, por la tarde, se encaminan hacia la iglesia, el 23 se realiza la elaboración del nacimiento con la flor que adornará la casita donde nacerá el Niño Dios el 24 y el niño florerito el 25 de diciembre; el cual se levanta hasta el 7 de enero y ahí termina el recorrido de los floreros para esperar el siguiente año.

Deja un comentario